«La sepultura de Gonzalo Fernández de Córdoba«, por Pedro de la Fuente Serrano